Most Popular

Reflexiones más allá del más allá

Hechos:
VELOCIDAD DE ROTACIÓN
DE LA TIERRA SOBRE SU EJE 1,041 mph (1.675 km/h)
VELOCIDAD DE TRASLACIÓN DE
LA TIERRA ALREDEDOR DEL SOL 67,108 mph (108.000 km/h)
VELOCIDAD DE TRASLACIÓN
DEL SISTEMA SOLAR 568,000 mph (914.107 km/h)

Si el movimiento de rotación de la tierra fuera sólo un poco más rápido de 1,041 mph (1.609 km/h), la fuerza de gravedad sería tan intensa que no podríamos sostenernos en pie, ni caminar, la sangre caería a nuestros pies, nuestro cerebro, corazón y demás órganos colapsarían y la vida sería literalmente imposible. Y esto es tan cierto para al ser humano como para los animales y la vegetación. La vida como la conocemos, literalmente no existiría.
Si por el contrario, el movimiento rotatorio fuera más lento, y la gravedad fuera, – por ejemplo – comparable con la de la luna, deberíamos estar atados al suelo o vestir calzados con suela de plomo para no salir disparados al dar un paso, exactamente como ocurre a los astronautas al caminar por el suelo lunar. Los océanos no podrían mantenerse en sus cauces con el desastre natural que ello conllevaría.

Si estuviéramos sólo unos pocos miles de millas más cerca del sol, la temperatura nos abrasaría y no podría existir ninguna forma de vida, exactamente como tal vez lo viste en la película Riddick con Vin Diesel. Si por el contrario, estuviéramos sólo 8,000 millas (12.874 km) más lejos del sol (menos del equivalente al pequeño diámetro de nuestro planeta de 7,917 millas), el mundo entero estaría varias veces más congelado que los polos.
Sumada a la velocidad de rotación, la tierra se desplaza alrededor del sol a una velocidad de casi 67,000 mph (108.000 km/h). Adicionalmente, se calcula que el sistema solar se desplaza alrededor de la Vía Láctea a la velocidad de 568,000 mph (914.107 km/h). Y se sabe que la Vía Láctea, a su vez, se mueve a una velocidad que es imposible de calcular, alrededor de algo aún mucho mayor.

A pesar de estas velocidades incomprensibles para la imaginación humana, y que en otras condiciones desintegrarían cualquier forma de materia, curiosamente puedes dejar caer una pluma o una hoja de papel, y esta suavemente se desplaza hasta el suelo. O un paracaidista puede lanzarse desde 14,000 pies de altura, y aterrizar con toda precisión sobre un círculo de un metro de diámetro. Es fascinante notar que esta gigantesca nave espacial, con una forma totalmente anti-aerodinámica (aunque en el vacío del espacio la aerodinámica no sirve de nada) y no-convencional, puede transportar más de siete mil millones de astronautas, inmensas masas de agua y trillones de animales, sin ninguna protección más que una precisa combinación de nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, ozono y vapor de agua, todo lo cual nos permite verla de un hermoso color azul durante el día, y transparente durante la noche, para que podamos apreciar las maravillas del uinverso.

Podría pasar horas escribiendo en cientos de hojas las extraordinarias maravillas que hacen de este mundo un lugar perfecto para la vida y rebosante de cosas extraordinarias, pero no creo que sea necesario. Imagino que con lo poco dicho hasta aquí, estarás de acuerdo conmigo en que nada de todo esto es producto de una gran casualidad.  Creer que toda esta grandeza, medida perfección y belleza es el resultado de un proceso casual y evolutivo, es una notable muestra de falta de discernimiento. Es más, se requiere muchísima más fe para creer en un programa evolutivo que pueda haber producido un mundo como este, que para aceptar la realidad de que hemos sido creados por un poderoso Creador. Es obvio y mucho más que razonable reconocer que sólo una inteligencia altamente superior, y un poder inimaginable, pudo haber creado y sostiene estas cosas, no sólo aquí en la tierra, sino en todo el vasto universo. Adicionalmente, no puedo dejar de agregar que este ser superior Creador tiene muy buen gusto. Nota como la inmensa mayoría de los animales, las platas y las flores, son hermosos, en sus diferentes áreas, a todos nuestros sentidos. Y los pocos que no lo son, es la consecuencia del estado degenerativo de los elementos de la naturaleza por el abuso humano. La razón de ello es otro tema, por cierto igualmente fascinante, que hoy ni el tiempo ni el espacio me permiten abordar.

Pero lo cierto y el punto en cuestión, es que todo en este mundo se encuentra en un perfecto equilibrio, tanto en las distancias y velocidades, como en el ámbito físico y químico. Dios tiene absolutamente TODO bajo el más completo control. Dios ha establecido leyes que no pueden ser quebrantadas, todas pensadas en armonía con su extraordinario plan en la creación, para la felicidad del hombre, y la tuya.

Muchos creen que debido a esta grandeza, Dios no puede tomar interés en tí, o en mi. Pero es exactamente todo lo contrario. Es precisamente por esa misma magnificencia y poder inexplicables, provenientes de una mente superior e infinita que todo lo penetra, que todo lo ve, que todo lo sabe, que él muestra un interés supremo en ti. Dice Jesús que Dios tiene contados hasta los cabellos de tu cabeza. ¡¿Puedes creer semejante cosa?! ¡Pues ni lo dudes! Y si él toma interés en cosas en las que ni tu mismo te interesas en tu propio cuerpo, ¿no crees que también tomará interés en tu vida, en tus problemas, en tus desafíos?

El puede resolverlo todo. “He aquí que yo soy Yaweh, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?” – asegura la Biblia en Jeremías 32:27. “El cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus nombres. Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y su entendimiento es infinito.” – Salmo 147:4, 5.  Cuando tu entiendes esto, Dios cobra una nueva dimensión en tu vida, y ahora todo lo que antes parecía imposible, deja de serlo. Si bien es cierto que Dios se manifiesta muy claramente en toda la naturaleza, él mismo ha provisto la Biblia como la plena revelación de su divinidad, y de su interés en relacionarse contigo. Te animo a que lo busques allí. Te garantizo, tu vida no será la misma.

Tengo en casa una pintura de Vitaly Myagkov, en la que plasma una extraordinaria visión que un astronauta ruso -y ateo- tuvo de Dios mientras flotaba fuera de su nave en el espacio. Tu no ocupas salir al espacio para tener un encuentro con Dios (aunque sin duda te daría una nueva perspectiva de su grandeza).

Category: Religion