Most Popular

Reflexión

El notable incremento en los terremotos y desastres naturales conforman claras señales enviadas por Dios de la aproximación del gran terremoto que marcará la apertura del 7º sello de Apocalípsis capítulo 8.

Que nadie crea ni por un instante que estas cosas son resultado de los caprichos de la naturaleza. Dios se vale de instrumentos naturales para hacerle saber al hombre que su tiempo se está acabando rápidamente. Y esto es enfáticamente presentado en los libros proféticos de la Biblia.

Es un hecho claramente reconocido que Dios va abriendo el entendimiento de sus hijos a las Escrituras según el momento histórico por el que pasa la humanidad, basado en su necesidad de entender ciertos pasajes de la Biblia.

Por ejemplo, el libro de Daniel es cerrado y sellado, y por ello el angel le dice” “Anda Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin”. Aun y con todo el tremendo conocimiento que Daniel tenía de Dios y de sus misterios, él no podía entenderlo todo, porque Dios lo había velado. Ciertas cosas que él vio en visión no eran verdad “presente” para su tiempo, y por lo mismo, no las podía entender. Por ello encontramos a Daniel en varias ocasiones pidiéndole al angel que le explicara estas cosas que él no podía entender (ver Daniel 12:4 y 8 al 10).

Lo mismo es verdad para la iglesia durante todos los tiempos. En los días de Jesús, aunque había mucho mayor conocimiento que en tiempos de Daniel 600 años antes, todavía mucho de la Escritura no era comprendido. Igualmente es esto cierto en el nivel de conocimiento en 1790, comparado con el conocimiento en 1840, apenas 50 años más tarde. Y ni qué decir del conocimiento en 1840 comparado con el de 1920, apenas dos generaciones más adelante.

Hoy, ya en 2014, mucha nueva luz ha sido derramada sobre el pueblo de Dios, y aquellos que toman un interés en entender las Escrituras y las profecías. Hoy, TODOS, tanto ministros como miembros laicos de las iglesias, tenemos la responsabilidad de mantenernos constantes en el estudio y actualización de lo que Dios va revelando a sus hijos. Lo que los ministros aprendieron en la universidad o el seminario hace 10, 20 o 30 años atrás no es suficiente. Esa información es en muchos casos anacrónica y desactualizada.

Están sucediendo acontecimientos muy asombrosos y anormales en el mundo, como terremotos (todas las semanas se registran en lugares extremos y opuestos de la tierra), tsunamis, meteoritos, tornados y huracanes (o tifones), conflictos armados, un papa que renuncia a su cargo y es reemplazado por el primer papa jesuita, americano e Hispano en la historia de la iglesia; degradación moral extrema, asesinatos por doquier, muchachitos casi niños portando armas y matando sin escrúpulos en las escuelas, cambios climatológicos extremos, por mencionar sólo un puñado de cosas que hemos visto tan solo en 2013, son cosas que claramente y a gritos nos muestran que algo grande y catastrófico está a punto de suceder. Todo el mundo está entendiendo esta realidad.

El espantoso y devastador tifón en las islas Filipinas debiera de dar de por sí solo una fuerte señal de alarma de que algo de magnitudes catastróficas mundiales está por acontecer.

Las profecías de Daniel 12 y Apocalípsis (muy especialmente del capítulo 8 en adelante), deben ser estudiadas y entendidas por cada uno de nosotros. De no ser así, vamos a ser sorprendidos como lo fueron los judíos en Jerusalén en el año 70, cuando por no poner atención a las palabras de Jesús, fueron muertos horriblemente, y lo peor de todo, posiblemente en su gran mayoría sin esperanza de salvación eterna. ¡Qué tragedia! Si tan sólo hubieran puesto atención a las palabras de Cristo y sus advertencias, su destino hubiera sido tan distinto, como lo fue el de aquellos cristianos que sí obedecieron y huyeron de la ciudad cuando vieron las señales anunciadas por el Señor.

Que Dios mantenga en nuestro corazón un profundo deseo de estudiar su Palabra en este momento histórico de profunda reflexión. Si tal es tu deseo y deseas entender el desarrollo profético que está pasando ante nuestros ojos, y que claramente anuncia el regreso inminente del Señor Jesús, te invito a que me llames para compartir contigo o tu iglesia el mensaje solemne de la profecía Bíblica. El libro de Apocalípsis está lleno de verdades tremendamente actuales e importantes para tu futuro y el de tu familia que debes entender hoy. Puedes llamerme al 713 793-6353.

 

Category: Religion