Most Popular

Joyeria

The Aiguille d’Or

Un jurado formado por los mayores especialistas en relojería, otorgó The Aiguille d’Or, la más alta distinción del mundo, al Récital 22 Grand Récital de BOVET, en la tradicional ceremonia del Gran Premio de Relojería de Ginebra.

Los maestros relojeros, periodistas, minoristas, coleccionistas y diseñadores del panel aplaudieron la imaginación, inventiva, ingeniería y excelencia de fabricación que llevaron a la creación y producción de la coreografía celeste interpretada por el Gran Récital.

Este reloj incorpora funciones rigurosas de cronometraje, útiles, orquestadas poéticamente en una verdadera pieza maestra, junto con la armoniosa combinación de relojería artesanal y la expresión más noble de las artes decorativas. El telurio da vida a los tres cuerpos celestes que gobiernan nuestra vida cotidiana: el sol, la tierra y la luna. Los detalles luminiscentes pintados del globo, que tardan más de dos semanas en producirse, y el grabado lunar que recrea la topografía real de la luna casi eclipsan la complejidad mecánica necesaria para orquestar este espectáculo astral.

Mientras que la fecha aparece en la parte frontal del reloj, es solo al darle la vuelta que el coleccionista descubre que este reloj de 705 componentes se rige por nada menos que un calendario perpetuo retrógrado, que solo representa tres de las cinco patentes presentes en este gran récital. La visualización de la fecha a doble cara a través de un disco de zafiro retrógrado es sin duda uno de los más espectaculares. A pesar de la cantidad de complicaciones condensadas en este reloj.

A principios de año, Pascal Raffy, propietario de BOVET, decidió prometer a sus coleccionistas la luna con este Gran Recital. Con este Aiguille d’Or, también lo ha asegurado para los 105 empleados y artesanos de BOVET, unidos por una pasión común por la excelencia de la relojería.